Rojos, un equipo que pintó su vida con fútbol

marzo 22, 2017

1.806 vistas

Un nombre simple acompaña a la vida deportiva de un equipo con mucha historia. Rojos, así como cuando lucían en sus campeonatos de colegio. El destino hizo que Eduardo Bracamonte y Miguel Taborga, siguieran vistiendo de rojo en sus equipos de Universidad, en los torneos del Club Los Sargentos y el Colegio Franco. Quedaron marcados por siempre con el rojo. Por eso era lógico inscribir a su nuevo equipo bajo el nombre de Rojos en el Club de Tenis allá por 1992.

Luego de varios años de gloria en el Club de Tenis, Rojos ha vuelto a tener protagonismo, logró el ansiado ascenso a la primera división con el subcampeonato obtenido en la pasada gestión, y encabezados por Juan Trigo y Eduardo Bracamonte buscan sumar sangre nueva para seguir en competencia constante en un torneo que tiene mucho nivel.

En tantos años de fútbol entre amigos, pasaron varios nombres notables en las canchas del Tenis: Gery Sainz, Jorge Del Solar, Klaus Medina, Mauricio Arraya, Jorge Mollinedo, Guillermo Borda, Bicho Trigo, Leo Costas, Diego y Pablo Blanco, Darko Zuazo, Juan Carlos De Rada, Hugo Castellanos, Jimmy Oatman, los hermanos Peñaloza y muchos otros jugadores que hoy en muchos casos ya han colgado los cachos o están jugando en otros equipos.

Toda la experiencia que suman de campeonatos jugados y ganados, también han restado un poco de agilidad en algunos casos, por eso, al buen momento del “Flaco” Soria -su mejor jugador- le sumaron gente con piernas frescas. Ignacio Bracamonte y Rauli Garafulic fueron fichajes claves para lograr el ascenso, porque oxigenaron el juego combinando velocidad y técnica al tradicional espíritu y fuerza Roja.

Esa parece ser la fórmula, tener chicos que refresquen el equipo en esta nueva gestión es un objetivo. Pero, ¿por qué no prueban esa vieja práctica de los 90s?, cuando el equipo concentraba en un hotel y llegaba en bus al Club, era todo un espectáculo verlos llegar con buzos colorados y en los buses de Transturín, aporte de Juanito Luzio. Eran otros tiempos, lindos tiempos, pero que no se pierdan las buenas costumbres, que vuelva la CÁBALA de aquellos años de gloria, que retumbe de nuevo en La Florida ese grito de guerra: ¡ROJOS, IP IP RRA! ¡ROJOS, IP IP RRA! ¡ROJOS, IP IP RRA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *