Siempre recordaremos campeón al Chapecoense

diciembre 9, 2016

283 vistas

Imposible no conmoverse, cincuenta mil personas en el Atanasio Girardot gritando un cántico que se selló en el corazón del mundo, otras diez mil personas más en las afueras del estadio donde debía jugarse la final de la Copa Sudamericana; El mundo entero mirando al cielo, pidiendo por un equipo de fútbol que pocos conocían hasta ese día. “Que se escuche, en todo el continente, siempre recordaremos, campeón al Chapecoense”, retumbaba desde Medellín a la eternidad.
La tragedia de la aeronave que se ha llevado al humilde equipo de Brasil, nos obliga a contar quiénes son, porque se han convertido en los abanderados de la pasión en cada rincón donde se patee una pelota. El Verdão del Oeste, como se conoce al equipo brasileño, fue fundado en mayo de 1973 con la idea de revivir el fútbol en la ciudad de Chapecó en el estado de Santa Catarina. Dejó el anonimato de manera definitiva para el mundo del fútbol tras eliminar a los argentinos, Independiente y San Lorenzo en la Copa Sudamericana. Torneo al que llegó a la final, y en el que tras la tragedia, a pedido de su rival – el noble y ejemplar Atlético Nacional – fue decretado como el campeón. Sin jugadores, sin cuerpo técnico, pero con los corazones verdes latiendo, se ganaron el derecho deportivo y económico por el que dejaron la vida. Lograron su primer título internacional con el mérito deportivo demostrado en todas y cada una de sus presentaciones.
Antes de partir al cielo, los jugadores del Chape llenaron su estadio por primera vez en la historia, el Arena Condá explotó de algarabía. Unos días después, todos de pie, y otra vez con un estadio lleno, los recibieron como héroes, campeones, y en el momento más triste de la historia del fútbol.
El legado que nos queda en la tragedia, es una historia de superación. El Chape estuvo a punto de desaparecer por problemas económicos en sus inicios, no tenía campos de entrenamiento y sus futbolistas apenas lograban tener dinero para llegar a sus prácticas en transporte público. La situación cambió, en 2012 lograron su primer ascenso, en 2013 el segundo, con las justas en lo económico, lograron el ascenso a la primera en 2014 y la crisis comenzó a desaparecer. La gran misión era ampliar la cantidad de seguidores, en ese afán el paso histórico a la final de la Copa Sudamericana era clave en este 2016. Había una campaña para que seguidores de todos los clubes se sumen a ellos en Coritiba, dónde iba a jugar de local tras las exigencias de un estadio en regla para Conmebol. Luego del triste suceso, ha sumado más de 50 mil nuevos socios, y se ha hecho acreedor de millones de dólares en buena ley.
El Verdão del Oeste, escribió su propia historia como un equipo que se hizo fuerte a partir de sus limitaciones. En el camino al partido más importante de su joven vida institucional, la tragedia se cruzó en el medio. No jugó su primera final internacional, pero se ganó su derecho a jugar la Libertadores y la Suruga Bank en 2017, además, un mimo del destino, la Recopa Sudamericana la jugarán el Atlético y el Chape. Clubes hermanados en la tragedia, y, pase lo que pase en el futuro, siempre recordaremos, campeón al Chapecoense.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *