El tendón de Aquiles de la Fiera

septiembre 24, 2018

320 vistas

Un diagnóstico de lesión del tendón de Aquiles es estrictamente clínico, se basa en el antecedente de presentar de forma súbita la sensación de una pedrada en la parte posterior de la pierna al momento de dar el paso o  al estar corriendo sin la sospecha o presencia de un agente traumático externo.

El 29 de octubre de 2016 a los 21 minutos del primer tiempo William “La Fiera” Ferreira sufrió una ruptura del tendón de Aquiles izquierdo; los titulares de los periódicos de ese momento apuntaban a que se le había terminado el año, que quedaba fuera del torneo Apertura. Post cirugía se esperaba que retornara en un lapso de entre 4 y 6 meses, pero la rehabilitación duró 5 meses,  logrando retornar a las chanchas anotando además un gol para su equipo y demostrando estar en plenas condiciones.

El tendón de Aquiles conecta los músculos de la pantorrilla con el hueso del talón, se usa para caminar, correr y saltar, su ruptura puede ser completa o incompleta y se conocen algunos  factores predisponentes como la mala pisada, fatiga constante, malos gestos técnicos repetidos, uso de corticoides y la causa traumática más frecuente es la exigencia de contracción más allá de los límites su elasticidad.  

Algunos deportes predisponen a la ruptura por su propio mecanismo, el esquí y el rugby por ejemplo; ante una ruptura completa la opción quirúrgica es la elección, en el caso de deportistas profesionales es necesariamente quirúrgico; actualmente acompaña al procedimiento quirúrgico la aplicación de factores de crecimiento; en las rupturas parciales aún existe controversia con respecto al tratamiento conservador ya que la inmovilización por varias semanas  y el proceso de rehabilitación implican períodos largos de tiempo.

En cuanto a la rehabilitación la fisioterapia es bastante importante para reducir el dolor,  fortalecer los músculos de la pantorrilla y sobre todo devolver la flexibilidad al tendón, siendo también el objetivo mantenerse en buen estado físico, aumentar gradualmente el nivel de actividad, fortalecer el tendón, mejorar el rango de movimiento de toda la pierna,  para finalmente reanudar la actividad física o deporte de manera habitual reduciendo el riesgo de re lesión, el tiempo dependerá también del tipo de actividad que se realice, debiendo aplicar un nuevo régimen de ejercicios, aumentar gradualmente la intensidad y la duración de la actividad, aprender a calentar los músculos antes de ejercitar, enfriarlos al concluir, realizar estiramientos musculares y elongaciones al finalizar la misma.

Autor: Jessica Córdova

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *