Viscarra, combinación de experiencia internacional y juventud

agosto 21, 2018

390 vistas

Uno de los clubes más grandes del fútbol boliviano logró repatriar el segundo semestre del 2018 a la promesa en el arco que tiene Bolivia. Guillermo Viscarra volvió a Oriente Petrolero, club donde dio sus primeros pasos como arquero, no solo para ser titular sino también para ser el capitán. Billy a pesar de su juventud tiene bastante experiencia dentro y fuera del país para afrontar los retos bajo el arco refinero, así como alcanzar las metas que tiene a corto y largo plazo con la Selección boliviana.

Guillermo siempre quiso ser arquero, “desde niño, tengo fotos con los guantes incluso algunas que no me acordaba. Desde que tengo uso de razón siempre fui arquero y parece que desde antes también” comienza a relatar el arquero que se desempeñaba de gran manera en otro deporte en su etapa escolar, “en el colegio siempre me gustó junto con el tenis, fueron mis dos pasiones de niño, era más enfocado al tenis y lo hacía profesionalmente para aplicar a una beca en Estados Unidos, pero llegó un momento en el que tuve que decidir por una u otra, mi pasión por el fútbol habló más alto y me hizo decidir ir a mis trece años a la Academia Tahuichi”.

Sus buenas condiciones para el arco hicieron que su debut profesional se produjera fuera del país, “Después de estar un año y medio en la Tahuichi fui a las divisiones menores de Oriente Petrolero, ahí tuvimos la oportunidad de viajar a un torneo que se desarrollaba en Brasil: “Copa 2 de Julio” que se desarrolló en Salvador de Bahía, después de algunos partidos se contactaron conmigo y me dijeron si no me interesaba hacer una prueba en Vitoria y la verdad que no lo dude mucho porque sabemos todo lo que significa Brasil para el mundo del fútbol y formación, tomé la decisión junto con mi familia de que iba a intentarlo y dejar la comodidad de mi casa, el colegio, toda mi vida en Santa Cruz y tomar ese riesgo por el sueño que tenía y así fue como con 16 años me fui a Brasil y estuve seis años allá”.

Para un joven dejar no solo su país sino también todo su entorno social supuso un reto aparte, fue entonces donde su padre, que es un pilar fundamental en su carrera, lo ayudó a superar los momentos que lo hicieron dudar de su decisión de formarse fuera del país. “Allá en Brasil te dan todas las condiciones para que uno entrene bien, mejore y sentirse cada vez mejor en el fútbol. Cada momento difícil yo siempre le decía a mi padre, ‘quiero volver, quiero volver’ y él me hacía la psicología inversa y me decía ‘vuélvete yo feliz de que estés acá con nosotros, nadie te está obligando’ y yo le decía mañana te aviso y al final me terminaba quedando y quedando y así fue pasando el tiempo”.

Durante todos esos años en los que vivió en Brasil también tuvo momentos que le quedaron como anécdotas, “me usaban mucho como traductor, yo tuve la facilidad de aprender el portugués muy rápido por su similitud con el español y llegaban jugadores de todo el mundo a hacer pruebas o a jugar en el equipo entonces me utilizaban de aquí para allá para que los ayude con la traducción del inglés y el español”. Pasaron los años y llegó otro momento importante en su carrera, retornar a Bolivia, “Se me acabó la etapa de Sub 20 donde tuve la oportunidad de jugar muchos torneos con mi equipo en Brasil, pero bueno llegando para estar en el primer equipo no tenía la posibilidad de jugar porque tenían otro arquero que era el capitán del equipo y el segundo arquero era Selección brasileña entonces tomé la decisión de venir un año a préstamo a Bolívar para poder jugar, en ese año Bolívar estaba en semifinal de Copa Libertadores, me sedujo mucho, vine acá y fue un año que me sirvió mucho, tuve la oportunidad de salir campeón dos veces con Bolívar”.

Tras su paso por Bolívar, Oriente Petrolero decide hacerse de sus servicios y tras una buen torneo local, Viscarra selló su temporada en la Copa Sudamericana, justamente para los partidos internacionales que guarda mejor entre sus recuerdos, “Ese partido que pasamos contra Cuenca jugando para Oriente Petrolero en la tanda de los penales pude ayudar a mi equipo atajando un penal y cerrando el partido”.

Sin embargo así como tuvo que superar distintos momentos durante su carrera, le tocó afrontar de la mejor manera un semestre sin actividad, “Fue un tiempo complicado, no sé si fue error mío o no, pero fueron circunstancias. Deje pasar ofertas pensando que ya estaba todo cerrado con otra oferta como me hicieron creer, al final de cuentas todo eso no se dio pero todo pasa por algo” y justamente fue así, tras seis meses sin equipo y entrenando de manera personal para mantenerse en forma, Billy ficha por el club Hapoel Ra’anana de Israel, “vinieron seis meses en los que me sentí mejor que nunca en Israel” y es que no solo se adaptó de la mejor manera a dicho nuevo país, se ganó la confianza del entrenador que lo consideraba el arquero titular inamovible, en varias jornadas fue considerado el arquero de la fecha en la liga profesional de aquel país.

Luego de ese gran paso por el fútbol internacional, Oriente Petrolero anunció tras el Mundial de Rusia que repatrió a Viscarra para buscar el tan ansiado título. El arquero nacional llega mucho más maduro, hecho que no pasó por desapercibido por el entrenador refinero, Llop, quien lo eligió como el capitán para el torneo Clausura.

Guillermo tiene muchas metas aún que cumplir entre ellas y las principales está por supuesto la Selección nacional donde ya pudo compartir vestuario con el entrenador César Farías para pasados amistosos que disputó Bolivia, “Soy joven tengo mucho por aprender todavía pero me siento mejor que nunca, en lo físico en lo mental y en lo que uno necesita dentro de la cancha” aseguró el arquero quien consciente de lo ingrato que es el puesto de arquero no titubea en el camino por sus metas, “Ingrato más por el tema de la responsabilidad, porque uno puede hacer 89 minutos bien, ayudar mucho a su equipo pero un simple error te condena a ser el culpable de todo en cambio en otra posición como el delantero puede pasar desapercibido todo el partido pero un gol al final lo consagra figura”.

Es así como Billy retornó al país no solo para pelear el título de campeón sino también quiere “Jugar como titular una Copa América, consolidarme como titular en el arco de la Selección y jugar en un club grande de Europa son objetivo que me puse desde que soy niño”. En busca de esos sueños lo acompañan también sus cábalas, “tengo algunas canciones que me gusta escuchar antes de los partidos, me gusta estar bien metido en lo mío y la música me ayuda a concentrarme más”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *