USA 94, NUESTRO MUNDIAL

junio 14, 2018

236 vistas

Sin ninguna duda el de Estados Unidos 1994 fue el Mundial más importante que jugó Bolivia. Quizás la razón más destacada que lo explica es que la selección que logró la clasificación en 1993 se convirtió en un símbolo de unidad nacional. Pocas veces en su vida republicana la nación había encontrado un factor de orgullo colectivo como este.

Este logró fue posible gracias a la eficiente gestión de Guido Loayza como presidente de la FBF. Todos reconocen que el mayor acierto del proceso fue la selección del español Xabier Azkargorta como director técnico

Azkargorta convocó a este equipo para disputar el Mundial: Julio César Baldivieso, Carlos Borja (capitán alterno), Ramiro Castillo, Luis Héctor Cristaldo, Marco Antonio Etcheverry, Milton Melgar (capitán alterno), Jaime Moreno, Álvaro Peña, Juan Manuel Peña, Mario Pinedo, Gustavo Quinteros, William Ramallo, Mauricio Ramos, Miguel Ángel Rimba, Darío Rojas, Erwin Sánchez, Óscar Sánchez, Marco Sandy, Vladimir Soria, Modesto Soruco, Marcelo Torrico y Carlos Leonel Trucco.

A Bolivia le tocó disputar el grupo “C” junto a Alemania el último campeón mundial, España y Corea del Sur en las ciudades de Chicago y Boston.

BOLIVIA-ALEMANIA

La selección tuvo el privilegio de jugar el partido inaugural contra el campeón mundial de 1990, la selección alemana. No ocurrió lo previsible. Alemania no fue una tromba y Bolivia no fue un convidado de piedra. En los primeros 25 minutos los germanos apostaron a un ataque vertical sobre la base de Klinssmann como un ‘panzer’ y apoyado por la técnica de Riedle. Los bolivianos tardaron en organizarse, pero en cuanto el balón fue trabajado con talento por Melgar (el mejor jugador de la cancha) los tiempos fueron de los verdes. En la segunda mitad el juego no se modificó sustancialmente hasta que a los 16’, Matthaus despejó con un pelotazo largo desde atrás, corrió Hassler y la pasó para Klinssmann en el límite de la posición adelantada, Trucco salió fuera del área ante la evidencia de una defensa desfondada y resbaló en la cancha mojada. Remate suave Klinssmann ante arco vacío y gol, el único de un encuentro que fue muy parejo. El ingreso del símbolo de Bolivia generó mucha expectativa. Menos de tres minutos después, una jugada fuerte de Matthaus en su contra, provocó una reacción del Diablo. El árbitro, Arturo Brizzio de México, que como mucho debió sacar amarilla, expulsó al jugador nacional y le frustró el mundial. El partido concluyó con triunfo alemán por la mínima diferencia.

BOLIVIA-COREA DEL SUR

Bolivia y Corea del Sur jugaron el partido más largo del Mundial ante la decisión del árbitro de dar un total de 14 minutos de adición en la suma de ambos tiempos (el encuentro duró 104 minutos). Fue un partido que se explica muy bien con la definición de “Ida y vuelta”. Ninguno de los equipos regaló nada y ambos decidieron atacar sin concesiones, con ligera ventaja para Corea del Sur. Se crearon muchas situaciones de gol, algunas francamente espectaculares. Los jugadores coreanos, tradición de su fútbol, apelaron con demasiada frecuencia a la violencia a despecho de la expulsión por doble amonestación de Cristaldo a los 38’ del segundo tiempo.

Cuando se jugaban descuentos, un pase errado del arquero Young fue tomado por Baldivieso en el borde del área grande, quien inexplicablemente, con arco a su merced, hizo un remate tan débil que Young pudo recoger la bola con tranquilidad.

El encuentro terminó 0 a 0, el primer y único punto conseguido por Bolivia en Copa del Mundo después de un esfuerzo gigantesco y sin duda el mejor partido disputado por la selección de los seis que jugó entre 1930 y 1994.

BOLIVIA-ESPAÑA

Ambos equipos sabían que en este match estaba la clasificación, lo que marcó una fuerte tensión y mucho nervio. Pero estuvo claro que hasta los 18’ del primer tiempo Bolivia manejó el partido, controló el medio sector y avisó con un soberbio remate de Ramallo que pegó en el travesaño. El árbitro se inventó un penal al cobrarle una falta inexistente a Borja, quien cayó por el ritmo del salto lado a lado con un delantero español. La pena máxima fue cobrada por Guardiola (Sí, Pep, el famoso dt español) que anotó el primero para España. El partido, muy equilibrado, no tuvo variaciones hasta los 20’ del segundo tiempo. Una escapada por la punta izquierda de Guerrero con un pase perfecto a Caminero devino en un tiro suave y rasante que Trucco no cubrió adecuadamente y 2 a 0. A los 22’ un gran remate de Platiní desde fuera del arco, tocando levemente en un defensor, entró exactamente en el ángulo izquierdo de Zubizarreta. Descuento y el hecho histórico, primer gol boliviano en un Mundial. A los 32’, otra vez Caminero sólo y sin marca la tocó para un tercer gol que sentenció la suerte de los verdes. El 3 a 1 final, injusto, sobre todo por el penal inventado, sacó a Bolivia del Mundial

Fue, sin embargo, la mejor de las participaciones nacionales, con una selección que jugó buen fútbol, que tuvo opciones reales de lograr la clasificación y que desarrolló una participación más que digna.

Autor: Carlos y Borja de Mesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *