Riquelme, un luchador implacable

marzo 21, 2018

349 vistas

Marcos Riquelme es la principal carta de gol que tiene el club Bolívar este 2018 en el que busca el tricampeonato al mismo tiempo que una buena participación en la Copa Libertadores. El argentino llegó un semestre atrás y como todo extranjero tuvo que pasar una etapa de aclimatación no muy fácil, pero al igual que en toda su carrera, luchó para vivir el  buen presente por el que atraviesa.

Siempre fue delantero, desde sus inicios, su lugar perfecto en la cancha es dentro del área, la posición más distinta en la que ha jugado fue de “extremo, lejos del área, ahí me puso Guede, el ahora técnico de Colo Colo cuando me llevó a Chile, al llegar aquí Beñat también me puso por afuera, trate de acostumbrarme pero cuando me dejaron cerca del arco fue donde mejor me fue”.

A sus 28 años viviendo su segunda Copa Libertadores, mira para atrás y no se arrepiente de ninguna de las decisiones que tomó. Convertirse en jugador de fútbol profesional no ha sido un camino fácil para él, “inicie a una edad que por ahí no muchos inician, a los 21 años me tocó debutar, el fútbol era algo que siempre me gustó, pero por temas económicos no tuve la posibilidad de hacer inferiores en algún club o de que mis padres pudieran pagar para hacer inferiores, tenemos una familia numerosa, pensé que no iba a ser lo mío pero a los 21 años tuve la posibilidad” recuerda.

Marcos llevaba una vida normal y cotidiana “yo trabajaba en una fábrica todos los días, a veces 12 horas por día, era un trabajo no pesado pero cansador, cada mes tenía dos fines de semana que me tocaba estar ahí adentro trabajando y los otros dos fines de semana podía jugar una liga amateur en un equipo que se llamaba Antonio Tórrez, me entrenaba dos horas por día, tres veces a la semana y jugaba los fines de semana” pero desde niño tenía un anhelo, “cuando era más chico me ilusionaba, yo decía me encantaría jugar al fútbol, lo veía muy lejos”, pero ese gran día llegó.

Gente del club Fénix de la última categoría del fútbol argentino en ese momento lo vio jugar en aquella liga amateur, lo ficharon y comenzó a vivir una carrera llena de gratos momentos, “gracias a Dios me fue bien y pude terminar goleador de ese campeonato, nadie me conocía porque no venía de otro equipo o de alguna inferior, nadie me conocía. Con goles y ese campeonato que conseguimos pegué un salto a la segunda división del fútbol argentino y escalé tres categorías en un año“.

Pronto se le presentó una oportunidad aún más grande pero la vida tiene también sus momentos duros, y Riquelme tuvo que tomar una decisión que cambiaría su vida, “a los tres meses que empecé a jugar, yo perdí a mi padre, fue un golpe muy duro y me costó mucho, somos diez hermanos y mi madre, con esa noticia se me vino el mundo abajo, no quería hacer nada, no quería salir de mi casa” fue cuando se le presentó la chance de emigrar al fútbol chileno, “mi familia quedó dolida después de la muerte de mi padre y yo no me quería ir, fue una decisión difícil, pero veía que estaba jugando en la última categoría cobrando nada y tenía la posibilidad de ir a jugar a otro país, no podía desaprovecharla, fue una decisión difícil pero la mejor que he tomado” relata el delantero.

Y evidentemente no se equivocó, su debut en el club Palestino de Chile fue con gol incluido, su equipo perdía 2-0 y el marcó el tanto del descuento, además pudo jugar la Copa Libertadores, una experiencia indescriptible para él, “mi debut en la Libertadores fue con Palestino contra Nacional de Uruguay era el repechaje para entrar a la fase de grupos, el gol de visitante nos hizo entrar, fue algo increíble, miraba los partidos por la tv y después entrar a la fase de grupos donde estaba Boca, jugar en Chile con ellos, en la Bombonera, para mí como hincha de Boca era algo que no me lo imaginaba nunca y ahí uno dice que el esfuerzo que viene haciendo valga la pena”.

Ahora disfruta de su segunda Copa Libertadores, esta vez vistiendo la camiseta de Bolívar, un equipo que lo convenció justamente por ser un asiduo participante del torneo más importante del continente, otra decisión de la que no se arrepiente, “fue una decisión correcta porque a los seis meses salimos campeones, haber hecho el gol del campeonato también fue algo muy bueno y eso me sacó un poco el peso de encima de todo lo que se había hablado de mi llegada, además me dio la confianza para este nuevo año seguir haciendo las cosas bien, y tengo un buen presente no me arrepiento y me siento cada vez más cómodo en Bolivia”.

Con al menos dos temporadas más por delante en el club Bolívar, admite que uno de los partidos más vibrantes que le ha tocado vivir, son los clásicos ante The Strongest, “son partidos aparte, la semana previa se vive de otra manera, se festeja de otra manera”.

Es así que con su tradicional festejo de gol mirando al cielo para dedicárselo a su padre que lo motivó a dedicarse al fútbol y a su hija se alista para cumplir una meta más, primero hacer una buena Copa, un torneo que él lo describe de la siguiente manera: “Es una magnitud muy grande jugar la Copa Libertadores, por ejemplo llegas a otro país y te está esperando prensa que no te conoce, te están custodiando todo el tiempo, salir a los entrenamientos con policías, con todo ese entorno que te hace sentir importante, obviamente es el torneo más importante de América y así se vive”.

Pero tiene un desafío aún más grande, “quiero que mi nombre en Bolívar quede en alto, se habló de mi llegada, voy a tratar de devolverle a la gente que confió en mí y me apoyó con goles y consiguiendo títulos, me queda más de dos años de contrato y quiero cumplirlos, me están tratando muy bien y la idea es dejar una marquita en el club”. Más adelante le gustaría jugar en el fútbol mexicano o volver a Chile, siempre acompañado de su familia y cumpliendo las dos cábalas que tiene, la primera llevar el primer chupete de su hija en el neceser y la segunda raparse la cabeza. Pero eso sí,  una vez cerrada su carrera de futbolista no se ve vinculado al fútbol en ningún ámbito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *