Maxi Freitas, el conductor del club refinero en busca de gloria

febrero 20, 2018

2.070 vistas

El delantero uruguayo arrancó el año siendo noticia a nivel mundial tras realizar una celebración antológica en su primer gol en Libertadores cuando en el partido ante Universitario de Perú llevaba un minuto en cancha y marcó el tanto del triunfo y corrió a la curva donde estaba la barra de Oriente Petrolero y se subió a una de las camionetas de exhibición de la empresa auspiciadora de la Copa. Tras ese gran arranque, el club cruceño y su emblemático delantero cumplieron el primer objetivo del 2018, “pasar de fase”.

 

Mientras van por más objetivos, Freitas se siente tranquilo y cómodo en Santa Cruz de la Sierra defendiendo los colores de Oriente Petrolero. Maximiliano está por cumplir 27 años, vive su segunda experiencia fuera de su país como futbolista, desde que llegó se ha ganado el cariño de toda la gente que donde lo ve lo detiene para sacarse una fotografía y pedirle un autógrafo.

 

Su pasión por el fútbol comenzó desde muy temprana edad, de hecho como él relata lleva más de 20 años disfrutando su profesión dentro de una cancha, “mi carrera empezó de muy chiquito, a los cuatro años en un club de mi barrio y de ahí fui creciendo y cambiando de clubes hasta llegar hasta ahora que ya es mi trabajo”. Entre las principales anécdotas en esos años mientras se consolidaba como goleador, probaron ponerlo en otra posición de la cancha, “he jugado de volante, se dieron cuenta que no podía jugar ahí” recuerda entre risas.

 

Sus primeros pasos los dio en uno de los clubes más importantes de su tierra natal, Uruguay, “las inferiores las hice en un club que se llama Defensor Sporting, un club conocido por sacar buenos jugadores, la mayoría de los jugadores de la Selección uruguaya salió de ese club, tengo una formación bastante buena”, avanzando en el tiempo, recuerda su primer partido como futbolista profesional, “mi debut fue en el club Juventud de las Piedras, fue el nueve de septiembre de la temporada 2009/10, fue un debut bueno en lo personal porque creo que jugué bastante bien pero el resultado no nos acompañó porque perdimos 4 a 0”.

 

En 2015 se le presenta la primera oportunidad de llevar su fútbol y sus goles fuera de su tierra, “fui a Argentina, un paso fugaz que no fue del todo bueno, pero todas las experiencias sirven y me quedo con todo lo bueno de esos seis meses”. Entre esos recuerdos reconoce que Bolivia no era uno de los destinos contemplados, “de chico es difícil pensar venir a Bolivia, uno siempre se imagina Europa, otros lugares, pero bueno me encontré con un fútbol lindo, con un lugar lindo para vivir, estoy muy contento acá”, ¿entonces como se da su llegada al club refinero?, “jugando en Plaza Colonia, el Presidente de Oriente Petrolero (Keko Alvarez) me fue a ver, quedamos en contacto, durante mucho tiempo me escribió que quería que venga para acá y bueno me decidí al año siguiente y vine”.

Si bien antes de traer su fútbol a Bolivia tiene recuerdos y experiencias inolvidables como su primer gol, una imagen que la tiene muy clara guardada en su mente, “fue a los tres partidos de debutar, fue contra un equipo que se llama Rocha y fue una jugada bastante rápida, cerré los ojos y pateé al arco y cuando recuerdo la pelota ya estaba adentro” y ese no fue el más importante, de hecho todo su país lo recuerda, su nombre está inscrito en la historia del balompié charrúa, “jugando en Plaza Colonia, fue el gol más rápido de la historia del futbol uruguayo, fue a los tres segundos y poquito, tengo una plaqueta recordando eso y hasta ahora tengo el record yo”.

 

Pero en Bolivia también ha escrito logros importantes en su carrera, debutó de manera internacional vistiendo la camiseta de Oriente, “mi primer partido internacional fue con Deportivo Cuenca – el pasado 2017 – tuve la suerte de marcar un gol, si bien el resultado también fue un empate me acuerdo más que nada por mi primer gol internacional”, y por sobre todo continua creando recuerdos, hitos y colocándose objetivos personales y con su equipo.

En Santa Cruz sus anécdotas no se limitan dentro de la cancha, “las tengo todas con mi taxista que además de ser mi taxista es mi amigo, todos los días son anécdotas con él” comenta. Maxi no es muy fan de conducir un auto para transportarse en su vida diaria, siempre le confesó a la prensa que no tiene apuro por aprender a manejar y que incluso en su país la que conduce es su novia, en la capital cruceña tiene un chofer con el que va a todo lado a veces acompañado de sus compañeros Alí Meza y Roman.

 

Don Wilson, es la persona que se ha ganado la confianza y el cariño de Freitas y con quien comparte todos los días de ida a entrenar, a su casa, o al lugar que tenga que ir, “es un tipo famoso, yo lo conocí por otro uruguayo, cuando llegué él se iba y él se quedó con nosotros, le hicimos una cuenta en instagram, tiene varios seguidores, es conocido, le piden fotos en la calle también” cuenta observando a su amigo, mientras este lo espera durante la entrevista.

 

Otra de las características de Maxi, es su imagen, siempre bien vestido y con muchos tatuajes, de hecho uno de los más vinculados con su carrera surgió en Bolivia, “tengo tatuado un tanque porque acá me empezaron a decir tanque, un compañero ya fallecido Paul Burton, me lo hice en honor a él y a que todo el mundo me conoce por tanque” cuenta con más seriedad al recordar el duro momento que vivió el equipo tras la muerte de Burton quién fue víctima de negligencia médica.

 

Es así que el ‘Tanque’ quien comenzó desde muy pequeño a jugar fútbol, dejó atrás un look muy diferente al de ahora, “tenía el pelo más largo, estilo Valderrama, Marcelo, y me aburrí y en Uruguay había un técnico que no me dejaba usar pelo largo así que decidí por pelarme”, agradece a un técnico en especial, “Eduardo Espinel, hoy es técnico de Wanderers que juega Libertadores, fue quien depositó más confianza en mí, con el ganamos 18 partidos seguidos en el club y logramos ascender a primera división”, espera quedarse un buen tiempo más por el país, “hicieron (Oriente Petrolero) uso de la opción de compra que tenían con mi club de Argentina, gracias a Dios están saliendo las cosas bien esperamos quedarnos” con un claro objetivo e innegociable, “el sueño más importante es salir campeón con Oriente”.

Fotos: Alvaro Gumucio Li

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *