El Siles, entre victorias y odio a la altura

diciembre 20, 2017

315 vistas

Templos futbolísticos en el mundo hay varios, Old Trafford, Wembley, Santiago Bernabéu en Europa, la Bombonera, el Azteca, el Monumental de Nuñez entre otros. Pero para los bolivianos no hay nada como el Hernando Siles, el estadio paceño que tuvo tantas tardes y noches históricas para el fútbol de este país.

Ese lugar mágico para los paceños en el cual muchas personas pasamos los momentos más alegres de nuestras vidas, ese lugar donde siempre encuentras personas con el mismo fanatismo y tienes el permiso para abrazar a un desconocido tras un gol; Ese sentimiento único de pararte en el césped y así esté vacío, sientes el aliento de esas tribunas, eso es el Siles, un lugar donde los niños sueñan y los ancianos recuerdan.

Son pocos los escenarios que vieron caer a los mejores jugadores del mundo en sus momentos de gloria, el gigante de Miraflores es uno de estos, a tal punto que luego de la Copa del Mundo de Estados Unidos estuvo cerca de ser vetado.

Si hablamos de tardes históricas, es imposible no remontarnos a ese 25 de julio de 1993, cuando una victoria casi cuesta que no se vuelva a jugar futbol en La Paz. El rival, el invencible Brasil, hasta ese momento invicto en la historia de las eliminatorias mundialistas, un equipo que ya sabía lo que era vencer en La Paz. Esa tarde histórica, con las tribunas llenas tras un auspicioso debut de los dirigidos por Xabier Azkargorta que vencieron a Venezuela por 7-1 en Puerto Ordaz, llegó la hazaña. Con goles de Marco Etcheverry y Álvaro Peña en la recta final del partido, Bolivia hizo lo que nunca nadie en Sudamérica, derrotó a la Canarinha en un duelo por Eliminatorias. Victoria que sirvió como un envión anímico para completar la fase previa como uno de los mejores equipos y conseguir por primera vez la clasificación a la Copa del Mundo por mérito propio.

Foto: Cornelius Scriba

Pero esa victoria trajo tanta alegría como problemas, desde ese resultado Brasil, junto a otras federaciones del continente, comenzaron una guerra sin cuartel contra el estadio Hernando Siles por su situación geográfica y la altura en la que se encuentra. La defensa siempre fue de las mejores, la gente de todo el país, gobiernos, profesionales en salud, todos se unieron para defender el templo de nuestro fútbol.

Argentina con el mejor del mundo en cancha, no sabe de triunfos en nuestro templo. El 6-1 de 2009 sigue siendo el otro hito inolvidable para los aficionados bolivianos. Pero el Siles tiene más recuerdos, peor aún si hablamos de noches de Copa, Bolívar y The Strongest en los últimos años han ampliado el mito de que jugar en La Paz es casi imposible para los rivales, no encuentran manera de ganar, y su fama de ser un reducto difícil -expandida en las cadenas de televisión internacionales por el Continente y el mundo- lo han convertido hasta en una atracción turística

Actualmente se mantiene este ataque mediático contra el estadio, siempre a la defensa de altura en vilo, por ahora con Gianni Infantino parece no correr riesgos, a pesar de las ofensivas de rivales y gigantes que cayeron en el verde césped del más grande templo del fútbol boliviano.

Foto principal: Drontec Bolivia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *