#15

diciembre 20, 2017

El Fútbol que tenemos y el que queremos

Terminamos un año más y siempre es buen momento para ver hacía atrás y por sobre todo hacia adelante, lo bueno que hicimos, lo que nos quedó por hacer y lo más importante, si estamos en el camino correcto para lograr mejorar desde donde nos toca nuestro mundo y en nuestro caso nuestro fútbol.

 

Diciembre es el mes de los regalos, un mes donde creyentes y no creyentes tratan de sacar lo mejor de sí para festejarlo cerca de las personas que uno ama. Un mes para encender la esperanza y comenzar un nuevo año con nuevos objetivos.

 

El 2017 ha sido un año complicado para el fútbol en Bolivia, con muchos cambios, o en todo, caso intentos de cambio. La lucha por el poder ha marcado y desencadenado una serie de disputas, acusaciones – hasta personales – de los encargados de hacer que nuestro fútbol sea digno y respetado, pero que lo único que han hecho es dejarlo en un pozo y mal herido.

 

Nuestra Selección, de la que sin importar que todos los países nos miren desde arriba, cada boliviano infla el pecho cada vez que entra a la cancha,  ha tenido que perder puntos en mesa por la incapacidad de quienes llevan el mando, no ha podido disputar amistosos – como todas las selecciones del mundo – producto del egoísmo que va por encima incluso de las normas FIFA.

 

Ese es el fútbol que tenemos pero a pesar de todo aquello, que solo es una muestra pequeña de lo mal que estamos, pudo ganarle a potencias como Argentina y Chile en casa. Ha tenido dignos representantes nacionales en la última Copa Libertadores como Wilstermann y The Strongest, con un número histórico de clubes bolivianos pasando de fase en torneos internacionales, ese es el fútbol que queremos.

 

Es buen momento para creer, pero en especial para trabajar, para aportar como hinchas, jugadores, entrenadores, dirigentes, periodistas. Para que dentro de 365 días cuando vuelva a llegar la hora de armar el árbol de navidad y se esté terminando una temporada más del fútbol en nuestro país, podamos sentirnos orgullosos de lo que cambiamos y que hicimos por tener el fútbol que queremos.

 

Texto: Edsy Gisbert