Futsal, cerca de la profesionalización

noviembre 17, 2017

295 vistas

En 2016 surgió la idea de la primera Liga Nacional de Fútbol de Salón, este año se jugó la segunda edición y comienza a acercarse a su principal objetivo que es profesionalizar el deporte y tener un torneo fuerte a nivel nacional, si bien todavía existen falencias, con el buen juego y la llegada de jugadores importantes el torneo se hace atractivo para los fanáticos.

 

La edición 2017 tuvo grandes sorpresas durante todo el certamen, como la aparición de nuevas figuras y la consolidación de otras para formar una selección boliviana que se hizo fuerte en los torneos continentales en los que participaron, incluso con resultados históricos.

 

Otra de las características buenas de las dos ediciones es que no existen equipos que lleven supremacía, el primer campeón fue Rico Sur de Sucre tras vencer a Nantes de Tarija, mientras que este año el título lo definirán Wolf Sport de La Paz y CRE de Santa Cruz.

 

El nivel del certamen también mejoró, esto en parte por la llegada de jugadores de buen nivel a los equipos participantes, se destaca la presencia del colombiano  Camilo Reyes en Wolf Sport y del italo-brasileño Fernando Grana, ambos seleccionados de sus países.

Estos dos jugadores se sumaron a una lista de salonistas con amplia trayectoria mundial que también fueron parte de los equipos que participaron en esta segunda edición.

Si bien la Liga Nacional de la disciplina superó en esta segunda edición por un amplio margen a la de 2016 en lo que a organización se refiere, aún quedan aspectos por mejorar y en especial en el tema económico que perjudicó a varios equipos.

 

En las últimas jornadas de la fase de grupos los equipos de TNT de Cobija y Projecto Enigma de La Paz sufrieron derrotas por no presentarse según se dio a conocer por miembros de la organización esto fue por falta de recursos.

 

El futsal, es uno de los deportes más populares en el país, si bien el fútbol de campo tiene un arraigo mayor en las hinchadas, en Bolivia existen campos de futsal en todos los barrios y colegios, lo que hace que sea uno de los deportes nacionales.

 

En la década de los 90, antes de que la FIFA tome el control de la disciplina, Bolivia fue una potencia continental y hasta mundial, con el grato recuerdo del subcampeonato mundial conseguido en el Coliseo Julio Borelli Viteritto en el año 2000, en el último certamen global que organizó la FIFUSA (entidad desaparecida).

 

A partir del cambio de entidad máxima, que trajo también cambio en las reglas de juego y en la forma de campeonatos (ahora organizados por Conmebol y FIFA), Bolivia no pudo llegar al nivel de finales de los años 90.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *