Arteaga, el abanderado boliviano en el Fútbol Playa

julio 18, 2017

1.282 vistas

Un tema que a veces causa controversia –y hasta es motivo de burlas– en el contexto internacional para Bolivia es no tener salida al mar. Sin embargo, este tema geográfico no ha impedido que el país tenga su Selección de Fútbol Playa, que compita por un cupo al Mundial, que tenga su propia Liga ni que sus equipos jueguen la Copa Libertadores.

 

Es así que, con mucha voluntad, esfuerzo y ganas de superación, Bolivia tiene hombres destacados. Su principal abanderado, gran figura nacional y único que ha logrado abrirse espacio en equipos de otros países es Mario Alberto Arteaga.

 

Se formó futbolísticamente en la Academia Tahuichi, donde jugó algunas ediciones del Mundialito, pero por circunstancias de la vida sólo llegó a jugar en la Primera A de la ACF y se dedicó a trabajar desde muy joven, abandonando su sueño de ser futbolista profesional hasta que llegó lo que él mismo llama su “segunda oportunidad”: el fútbol playa.

 

“Yo solamente jugaba fútbol de once, pero en octubre del 2014 me invitaron a jugar en la arena y me tocó enfrentar a un equipo que siempre llega a las finales en un encuentro televisado. Ese fue mi primer partido. Fue tremendo. Nunca había jugado descalzo y los pies se me llenaron de ampollas. No tenía conocimiento alguno del Fútbol Playa”, confiesa.

 

Ahí comenzó una aventura que le cambió la vida. Mientras se recuperaba de las ampollas de su primer partido, la curiosidad lo llevó a volver a las canchas de arena. “Aprendí a jugar mirando –cuenta–, leyendo y curioseando. Empecé a ver lo que era el Fútbol Playa en Internet y me gustó lo que se podía hacer, las piruetas, chilenas y tijeras. Me metí de lleno y eso me llevó a jugar fuera del país”.

 

Las ganas de superación lo llevaron a hacer historia, ya que fue el primer futbolista boliviano en ser contratado como refuerzo para un equipo del exterior. Ocurrió en mayo de 2016, cuando partió a Estados Unidos para ponerse la camiseta del club colombiano Antioquia y jugar The Beach Soccer USA Cup.

 

Actualmente, lleva cinco salidas a otros países jugando por diferentes equipos, cosa que además le abrió la puerta para ser invitado a Paraguay a tomar el curso que lo habilitó como instructor de Fútbol Playa avalado por la FIFA y la Conmebol.

 

Con toda esta experiencia, cuenta que ahora su meta es potenciar este deporte en Bolivia, compartir todo su aprendizaje y formar nuevos valores. “En Sudamérica solamente se juega a nivel profesional en Brasil, en todos los demás países es un deporte amateur. Mi idea es comenzar con jugadores de 14-16 años para que haya talentos y que en dos años o tres seamos fuertes. No estamos muy lejos”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *