#8

mayo 17, 2017

Hay que ser conscientes que el mundo del fútbol atraviesa una etapa de sobresaturación en la información. Existen muchos factores sobre el origen de este fenómeno en los cuales las redes sociales y las nuevas tecnologías cobran mucha relevancia.

La información deportiva difundida en estas plataformas han permitido que la inmediatez de la información predomine antes que la veracidad de los hechos (en muchos casos) ocasionando ruido o desinformación .

En Bolivia, esta clase de sucesos acompañado de la presencia masiva periodística durante la cobertura de entrenamientos y partidos de fútbol,  han generado que varios clubes o federaciones vean convenientes iniciar  un proceso de canalización de la información, a través de la contratación de un encargado de prensa o de comunicación, algo que es correcto y adecuado.

Comparando a la coyuntura internacional, en Bolivia (exceptuando algunos clubes) estamos con mucho retraso y a partir de ello, se está otorgando recién la importancia y la necesidad que amerita.

Pese a ello, es positivo saber que en la actualidad existe una conciencia básica y una cultura a ciertos protocolos de trabajo en la labor conjunta entre periodistas y clubes de fútbol.

A pesar de que han surgido muchos cambios efectivos en tratamiento prensa-club en Bolivia, aún existe un desentendimiento de la esencia en el rol  que cumple un gabinete de comunicación en un club deportivo o de fútbol.

El objetivo principal que tiene el departamento de comunicación en un club deportivo es de mantener informado a su público, facilitando a su vez, la labor periodística a los medios de comunicación; todo esto bajo un marco de políticas y lineamientos orientados a la identidad y a las necesidades del club o la institución.

Cada club tiene su propia identidad respecto a otro, haciendo que sus necesidades y sus protocolos de comunicación sean diferentes. A pesar de estas diferencias, estos procedimientos varían en temas de forma y no así de fondo.