La oportunidad que esperaba el fútbol femenino

marzo 22, 2017

1.376 vistas

El fútbol femenino en Bolivia está obligado a profesionalizarse, la nueva licencia de clubes que exigen FIFA y Conmebol, obligará a todos los ligueros, a tener una división femenina en su institución si quieren seguir jugando copas internacionales. Un poco a la mala, un poco a la fuerza, pero sin duda será un avance para el desarrollo del fútbol femenino.


Nosotros acudimos a las expertas, Zdenka Bacarreza y Carmen “Piña” Pozo fundaron la primera escuela de fútbol infanto-juvenil de fútbol para damas en Bolivia en 2015, y ahora ante la coyuntura se han posicionado como líderes del rubro, con resultados que saltan a la vista, la escuela de Las Súper Poderosas, ya logró tener dos chicas convocadas en la última participación internacional de Bolivia.


Sin embargo, el problema principal que afrontan, es que no hay competencias anuales en el país, pero se las ingenian para darles partidos a sus alumnas, los Juegos Plurinacionales, la Copa Nissan ayudan a los colegios, pero como escuela deben darse modos; Lograron armar el primer torneo interdepartamental para chicas menores de 12 años en el que Tahuichi fue campeón en Santa Cruz.


Zdenka nos cuenta el estado del fútbol femenino actual en el país: “Hace cinco años había un proceso al mando del profesor Napoleón Cardozo, él trabaja con muchos recursos humanos en Santa Cruz, porque allá existe un torneo federado, el error que cometió la Federación fue cortar ese proceso, pero parece que Napoleón va a volver a tomar el mando y será la mejor decisión porque es el que más sabe en el país. Tarija y Potosí también están trabajando bien”.


Todos los clubes profesionales en Bolivia deberán tener un departamento de fútbol femenino  para el 2018, y esto obligará a tener algunos cambios, por ejemplo, que esta rama comience a ser paga en Bolivia, algo que hasta el momento parece utópico, no sólo en el país, sino en casi toda Sudamérica: “Si nos toca hacernos cargo de algún equipo mayor debemos pensar en pagar a las chicas, porque no puedo llevar estudiantes, vamos a tener que convocar a las mejores y son mujeres que trabajan. Lo mínimo y ridículo que se les debería pagar son cien dólares por mes y sólo por jugar. Para entrenar al menos cuatro veces a la semana se debe pensar en un monto más elevado, además de darles buena indumentaria”.

El fútbol femenino no es pago, Uruguay, Chile, incluso Argentina, según cuentan las expertas, aunque la nueva orden de Conmebol cambiará esta figura. En el mundo, hay un movimiento encabezado por las principales figuras que piden igualdad en el trato económico con relación al fútbol masculino. Algo que lamentablemente por ahora parece lejano.


A Zdenka y Piña, como pioneras en el rubro, también las asusta el salto al profesionalismo: “El fútbol es ingrato, la exigencia por ganar te puede destruir, pero nada me quita el sueño con dirigir una selección boliviana”, explica Bacarreza que tiene todos los títulos de certificación FIFA como entrenadora para fútbol femenino en Bolivia.


“Los clubes antes no tenían la presión de tener un equipo femenino, ahora van a tener que hacerlo, The Strongest, Always Ready se han mostrado interesados en armarse bien, Bolívar tenía a las Ninfas, seguramente ahora volverán a juntarse, es cuestión que se pongan las pilas”, dice Pozo, que estima que el 2018 recién se consolidarán los torneos exigidos por Conmebol en el país, no sólo con los ligueros, si no en las Asociaciones, porque será un requisito obligatorio en todo el país, y como docente se ilusiona con que las Universidades sigan el proyecto para que las chicas con futuro en el fútbol boliviano, no se pierdan después del colegio.


En la escuela, según sus directoras, es difícil que las chicas puedan seguir una carrera en Bolivia, del espectro de 70 alumnas, al terminar el colegio, sólo visualizan a una llegando a ser profesional, Paola Guzmán Carrasco, que fue una de las seleccionadas bolivianas por La Paz y ya tiene en sus espaldas tres convocatorias, dos de fútbol once y una de futsal.

A Paola también la ilusiona con la nueva coyuntura que se plantea desde Conmebol: “Es bonito saber que ahora en el medio, aunque estén obligados, tengan que darnos nuestro espacio como lo hacen en los principales clubes del mundo, eso ilusiona. Yo sueño como todo futbolista con jugar un mundial por Bolivia, una Libertadores y si se puede ir a Europa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *